Diferencias entre Champagne, Cava y Prosecco

Diferencias entre Champagne, Cava y Prosecco

Hoy te platicamos cuales son las diferencias entre Champagne, Cava y Prosecco.

No cabe duda que el vino espumoso es el protagonista de los brindis, pues la efervescencia de sus burbujas nos alientan a celebrar la vida. Y a decir verdad cuando pensamos en vinos espumosos, tendemos a juntarlos a todos en una sola categoría, pero existen diferencias en cómo se producen, las uvas que usan y cómo saben.

Cava, Champagne y Prosecco son tres nombres ampliamente conocidos, y con una gran historia y cultura del vino. Pero estos tres nombres a menudo crean confusión entre quienes son nuevos en el mundo de los vinos espumosos. Podemos reconocer lo que los tres tienen algo en común: las burbujas, pero las similitudes terminan ahí. Ahora te explicaremos un poco más de estos tres tipos de vinos espumosos.

 

Comenzaremos hablando del Champagne. Antes que nada debemos aclarar que Champagne es una denominación de origen y una región en Francia, esto quiere decir que siguen una serie de requerimientos avalados por un consejo regulador que rige cómo, cuándo y quiénes pueden producirlo.

Las uvas autorizadas en esta región son Pinot Noir, Pinot Meunier y Chardonnay. El vino se elabora bajo el método tradicional o champenoise. Se fermenta el mosto de uva en vino base, que es igual que cualquier otro vino. Ese vino se embotella con azúcar y levadura, luego se cierra para fermentar por segunda vez. Dado que la botella está sellada, el dióxido de carbono producido durante esa segunda fermentación se disuelve en el vino creando burbujas.

Se cree que el monje francés Dom Perignon inventó el vino espumoso en 1697, pero 30 años antes, un científico inglés llamado Christopher Merrett, documentó por primera vez “how to put the fizz into sparkling wine” . En realidad la aportación de este monje fue el método champenoise y el seguro (muselet o morrión) que impide que el corcho salga disparado. Después el método fue perfeccionado por la viuda de Cliquot, donde las botellas se inclinan gradualmente hasta quedar boca abajo para que las lías se acumulen en el cuello de la botella.

Debido al largo proceso de reposo sobre las lías, el champán adquiere riqueza y complejidad de sus notas típicas de bollería o levadura. Algunos estilos tienen notas de limón, manzanas, pan tostado y caramelo.

Diferencias entre Champagne, Cava y Prosecco

En 1872, Josep Raventós tras un viaje Champagne elaboró el primer vino espumoso de segunda fermentación con uvas autóctonas de Sant Sadurní d’Anoia en el Penedés, al cuál llamó Cuvée. También fue el impulsor y creador de la denominación de origen Cava.

El cava es el vino espumoso más popular de España y se somete exactamente al mismo proceso de producción que el champagne. pero se le llama método tradicional, en lugar de método Champenoise, ya que solo los productores de vino en Champagne pueden etiquetar legalmente sus productos como método Champenoise.

Generalmente se elabora con las variedades de uva Macabeu, Parellada y Xarel·lo, pero también se usan uvas Chardonnay o Pinot Noir, Garnacha y Monastrell. Los diferentes tipos de cava tienen características muy diversas, desde secos, ligeros, potentes, ácidos, hasta dulces, frescos, y  afrutados.

Diferencias entre Champagne, Cava y Prosecco

 

Prosecco proviene de la región de Veneto, en el noreste de Italia, donde se elabora a partir de una variedad de uva que ahora se conoce como Glera (que, de manera confusa, solía llamarse Prosecco).

El método de producción del Prosecco es notablemente diferente del Champagne o Cava, pues la segunda fermentación se hace bajo el método charmat, que fue acuñado en 1912 por Eugène Charmat. Este método ocurre en tanques de acero en lugar de en botellas, lo que permite manejar cantidades más grandes de vino, haciendo el proceso más rápido y barato pero esto no quiere decir que tenga menor calidad. 

Los espumosos hechos bajo el método charmat tienen un sabor más ligero y menos a levadura. El prosecco tiende a ser un poco más dulce que el champán o el cava, con burbujas más grandes y notas de sabores de manzana, pera, cáscara de limón, flores claras e incluso frutas tropicales.

Diferencias entre Champagne, Cava y Prosecco

 

Ahora que sabes un poco más sobre la diferencia de estos tres tipos de vinos espumosos, te invitamos a probarlos y que tú mismo saques tus conclusiones.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *