fbpx

Dolores Sala Vivé

CC 08 03

La historia de Freixenet está marcada por una extraordinaria mujer, Dolores Sala Vivé, es el mejor ejemplo del papel de la mujer dentro de los grandes nombres de la historia vinícola en España

 

Nace en el año de 1889, dentro de una familia de especialistas en vinos tranquilos de la antigua Casa Sala, que fue la primera marca exportadora de vinos de Sant Sadurní d’Anoia. Dolores tenía amplios conocimientos de enología. Fue una enóloga “avant la lettre“. Tenía tan bien identificados los productos de las viñas de Sant Sadurní, Subirats y Mediona, que los distinguía en las catas a ciegas.

Se casó en 1911 con Pedro Ferrer Bosch, el hijo menor de la familia Ferrer de la Freixeneda (Barcelona) a quien apodaban el Freixenet. Para 1914 lanzan al mercado la primera botella de espumoso elaborado por el método champenoise, bajo la marca Freixenet.

Dolores fue una mujer muy técnica y avanzada para su tiempo, había cursado algunos estudios mercantiles y aunque en esa época no existía como tal la enología, tenía un amplio conocimiento del mundo del vino no solo en la fabricación sino también en el campo, pues también ayudó a la replantación de las vides que habían quedado destruidas después de la plaga filoxera.

Freixenet 01

La empresa comienza a tener un gran desarrollo gracias a la eficiencia de Dolores Sala, quien era la enóloga que dirigía la parte técnica de la elaboración del cava y desempeñaba labores administrativas, mientras que su esposo con sus aptitudes como empresario innovador, viajaba por todo el mundo comercializando el producto.

Dolores Sala tenía un gran talento para la degustación y también para conseguir los mejores ensambles; ella fue la primera cavista en sacar al mercado un cava de tipo Brut Reserva en la añada 1930.

Para el año 1935 ya tenían presencia comercial en Londres y contaban con un establecimiento en la ciudad estadounidense de Nueva Jersey. Un año más tarde, al estallar la Guerra Civil en España, su esposo Pedro Ferrer y su hijo mayor Joan Ferrer Sala desaparecen, dando como resultado que la familia pierda la empresa debido a las dificultades que presentaron.

Tres años después, la empresa es recuperada por la familia, quedando al frente de la empresa Dolores Sala y su hija mayor Pilar Ferrer. Gracias a sus ideas innovadoras en 1941 da origen a uno de los cavas más emblemáticos de la marca, Carta Nevada, convirtiéndolo en el buque insignia de Freixenet gracias a su distintiva botella blanca esmerilada.

Poco tiempo antes de su muerte, fue nombrada Enóloga de honor por la Asociación de Enólogos Catalanes. Dolores Sala Vivé se dedicó en cuerpo y alma a la empresa de la que fue la presidenta hasta sus últimos años de vida.

Dolores Sala Vivé

En 1979, un año después de su muerte lanzan en honor a su memoria la primera creación de una colección exclusiva de 9 Cuvées de Prestige, completada a lo largo de los años, elaborado con sus viñas de Mediona, que lleva por nombre” Cuvée DS “(Dolores Sala).

Bajo su gran liderazgo, Freixenet se convirtió en una de las compañías catalanas tradicionales más exitosas, gestionada hasta el día de hoy por las cualidades características de su madre fundadora.

6 comentarios de “Dolores Sala Vivé

  1. MARIA ELENA HUERTA BORROMEO dice:

    Sin duda de detrás de un gran producto, siempre una gran historia, pero sobre todo una gran MUJER, gracias por compartir un poco la Vida de Doña Dolores. FELICIDADES por excelentes instalaciones de la Finca Sala Vivé.

    • ClubCuvéeMX dice:

      ¡Hola María Elena! Muchas gracias por tus comentarios. Definitivamente es un gran ejemplo e inspiración su historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *