La Uva

CC 02 08 21

Para poder elaborar vino necesitamos primordialmente de la uva, esta proviene de la vid que pertenece a una especie conocida por su nombre científico como vitis vinífera. La vid produce frutos de tipo baya que crecen agrupados en diferentes cantidades, formando racimos de diferentes tamaños.

La uva que se utiliza para el vino no es la misma que aquella conocida como uva de mesa que podemos encontrar en el super, y una de sus principales diferencias es su tamaño, pues la uva de mesa es más grande y también su piel es más fina, blanda y la pulpa tiene una buena proporción con relación al hollejo, haciéndola más agradable al paladar. Las uvas que se usan para la vinificación tienen pieles más gruesas y tienen un mayor contenido de zumo en relación a su pulpa, haciéndola que tenga niveles más altos de azúcar y acidez.

También hay diferentes tipos de vid que dan distintos tipos de uva. Una de las principales clasificaciones son las variedades blancas y tintas, además del color, las uvas blancas suelen presentar hollejos más finos que las tintas pero también hay un sin fin de formas, tamaños e incluso existen diferentes tonalidades de color entre ellas.

Cada una de las partes que componen a la uva, cumple una función muy importante en la elaboración del vino, y va más allá del aspecto visual que podemos percibir de ellas, pues para poder hacer un buen vino es importante que todos sus componentes alcancen una maduración correcta para que éste tenga una calidad adecuada.

La Uva

A continuación te describiremos las partes de la uva y cuál es su importancia:

Como mencionamos anteriormente, los racimos se pueden presentar en diversos tamaños y formas pero están compuestos por dos elementos muy importantes, una es la parte leñosa que se conoce como raspón o escobajo y la otra son los frutos.

El raspón tiene la función de sostener y alimentar a las uvas, pues éste se une a cada una de ellas, conformando así el racimo y estas se sujetan mediante el pedicelo, que además de sujetarlas, cumple la función de un cordón umbilical entre la vid y los frutos. El raspón se utiliza en ocasiones durante la vinificación pero es más habitual que se retire desde el inicio mediante el despalillado.

Los racimos se encuentran recubiertos con pruina, una cera translúcida que ayuda a proteger al fruto y alarga su calidad. Normalmente la uva tiene una forma ovalada o esférica y está formada por una piel exterior que se llama hollejo, y en su interior encontramos la pulpa y las pepitas, que estas últimas pueden cambiar su tamaño y cantidad dependiendo de la variedad de uva.

La Uva

El mosto se obtiene cuando ejercemos presión sobre la uva, rompiendo la piel y la pulpa. Esta es una de las partes más importantes de la uva, pues contiene los elementos que llegarán hasta el vino ya finalizado. El mosto está compuesto principalmente por agua, azúcar y ácidos. El mosto es incoloro, así que el color del vino lo obtendremos dependiendo de la piel de la uva que se utilice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botella Sorpresa
10% de descuento adicional
Gracias por participar
Envío gratis
1 Descorchador (Debes agregarlo al carrito)
Gracias por participar
1 Tapón hermético (Debes agregarlo al carrito)
1 Souvenir Sorpresa
Gracias por participar
10% de descuento adicional
¡Tu oportunidad de ganar un premio!

Escribe tu correo electrónico, nombre y apellidos y gira la ruleta.
¡Esta es tu oportunidad de ganar!

Nuestras reglas:

  • Un juego por usuario
  • Los tramposos serán descalificados.